Aprende con Cash

¿Qué es el consumo responsable?

Descubre cómo afecta el consumo responsable al medio ambiente

19 Septiembre 2022

(NAN/5)

por Javier Bermúdez

El consumo responsable significa que los compradores, ya sean una entidad privada o pública, o ciudadanos consumidores, hacen su elección de compra teniendo en cuenta los impactos ambientales en todas las etapas del ciclo de vida del producto. Es decir, no se trata solo de consumir un bien o servicio, sino ser consciente del uso que se hace del mismo hasta el final de su vida útil.

Beneficios del consumo responsable 

  1. Es beneficioso para la economía, especialmente a nivel local. Esto es porque permite el comercio de bienes y servicios, favoreciendo a las pequeñas empresas de la zona.
  2. Provoca un impacto positivo en la sociedad. Los productos o servicios que se compran están vinculados a fomentar la empleabilidad de la zona en cuestión.
  3. Un consumidor responsable también reconoce los impactos asociados a las diferentes etapas de los productos (desde su producción, transporte y eliminación) y trata de comprar los que tienen un menor impacto.

Este sistema de consumo, si lo piensas, está estrechamente relacionado con el concepto de economía circular, ya que esta trabaja en rediseñar los flujos de consumo y producción con el objetivo de ahorrar energía y prevenir daños irreversibles al medioambiente a través de la contaminación.

¿Por qué es tan importante el consumo responsable?

Ya sabemos su significado y sus beneficios principales, pero seguramente os estaréis preguntando …¿Cuál es la importancia del consumo responsable? ¿Por qué se habla tan a menudo de ello?

En 2050, la población mundial llegará a los 9.500 millones de habitantes, y el 70% de ellos vivirá en zonas urbanas con un intenso consumo de recursos. Tres mil millones de personas se incorporarán a la clase media en 2040 y 1200 millones siguen viviendo a día de hoy en la pobreza extrema.

Estas cifras son abrumadoras y para hacerles frente es necesario adoptar modelos de consumo y producción sostenibles, ya que son, mediante la eficiencia de los recursos, la base del desarrollo futuro.

Por ello, la comunidad internacional, a través del Plan de Aplicación de Johannesburgo de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de 2002, reconocen que

La erradicación de la pobreza, la modificación de las modalidades de consumo y producción insostenibles, su promoción y la protección y gestión de la base de recursos naturales del desarrollo económico y social son los objetivos principales y los requisitos esenciales del desarrollo sostenible.

Producción y consumo responsable

Para conseguir estos objetivos es indispensable regular y trabajar en algo tan importante como la producción y el consumo responsable. Estas dos actividades son el núcleo de la economía mundial. Los actuales patrones de producción y consumo conllevan un grave impacto medioambiental, como:

  • Deforestación
  • Escasez de agua
  • Desperdicio de alimentos
  • Altas emisiones de carbono 

Como es evidente, todo lo que producimos y consumimos tiene un impacto positivo o negativo en la economía, el medio ambiente y el desarrollo social. Por ello, alcanzar patrones de consumo y producción sostenibles asegura ser más respetuoso con el planeta. Esto significa hacer más y mejor con menos. En otras palabras: se trata de utilizar servicios y productos que satisfacen nuestras necesidades, teniendo en cuenta que usan menos recursos naturales y, por tanto, que su huella de carbono es menor. Y esto no solo se aplica al consumo individual, si no que a todo lo que se pueda extrapolar. De todos modos, ¡vamos a ver unos ejemplos!

Ejemplos de consumo responsable

Antes de pasar al siguiente paso y contaros cómo realizar un consumo responsable en casa, vamos a ver cómo llevarlo a cabo:

  • Comprar mejor: comprar productos más ecológicos y/o respetuosos con el medio ambiente
  • Consumir mejor: desperdiciar lo mínimo posible
  • Reciclar: la importancia de darle una segunda vida a cada producto

Para empezar, un consumo responsable es aquel que cumple los siguientes criterios:

  • Consumo de productos ecológico o con un impacto medioambiental bajo
  • Productos que preservan la calidad del suelo, el agua y el aire. También los que evitan la contaminación, la deforestación o el uso indiscriminado de los recursos naturales.
  • Productos fabricados en buenas condiciones laborales, sin trabajo infantil forzado. También se debe tener en cuenta el respeto de los horarios de trabajo y los convenios internacionales.
  • Consumo de productos «más sanos», respetando las normas de salud: sin tóxicos o pesticidas.
  • Consumo de productos con un impacto económico positivo (productos locales, productos que fomentan la autonomía económica de sus productores…)
  • Productos que crean más puestos de trabajo, así como la integración de los trabajadores.
  • Productos que respeten por el bienestar de los animales

Todas estas premisas son las que pueden conformar un consumo sostenible. Y decimos “pueden” porque no hay que olvidar de que hay que hacer una ponderación de las mismas: 

Por ejemplo, un producto puede estar fabricado en un pueblo de Andalucía, por lo cual beneficia a la producción local y da trabajo a su comunidad. En caso de que lo haga de forma contaminante, incumpliría otra de las premisas. Otro ejemplo sería un producto local que no emite gases contaminantes pero que testa en animales. En este caso, tampoco es sostenible.

Consumo responsable en casa

Ya os hemos contado qué es el consumo responsable, cómo se relaciona con la economía y algunos ejemplos de consumo responsable. Ahora queremos finalizar dándoos 5 consejos de consumo responsable, ¡para que podáis aplicarlo en casa de forma muy rápida!

  1. Evita el desperdicio de alimentos. Organiza bien tus comidas semanales y, si lo necesitas, congela. Si quieres dar un paso más allá, ¡puedes plantar tu propio huerto urbano!
  2. Recicla: no solo separa la basura en plástico, vidrio, papel, aceite, etc. También puedes reciclar los productos electrónicos que no uses y no funcione
  3. Usa el transporte público, bicicleta o a pie: ¿no te ha pasado que a veces usas el coche para distancias que podrías recorrer perfectamente a pie? ¿No te has planteado la bici cómo un buen medio de transporte con el que además haces deporte?
  4. Utilizando productos no testados en animales: lamentablemente todavía abundan marcas que hacen experimentación sobre animales. Poco a poco esto se ha ido regulando, pero ayudamos muchísimo no consumiendo este tipo de productos.
  5. Promueve el consumo responsable: hay muchas más acciones que podríamos decirte, pero consideramos fundamental esta. No hay nada mejor que una persona de confianza, un amigo, familiar que gracias a su ejemplo de consumo responsable influencie a los demás positivamente para que consuma de la misma manera.

Esperamos que os hayan servido nuestros consejos. Si quieres seguir profundizando sobre el tema puedes aprender a qué puedes darle una segunda vida en nuestras tiendas 🙂

¡Vota! ¿Qué puntuación le das a este post?

El artículo ¿Qué es el consumo responsable?, escrito el 19 Septiembre 2022 fue publicado por Javier Bermúdez en la categoría Aprende con Cash ... ¿Quieres saber más? Descubre cómo afecta el consumo responsable al medio ambiente


¿Quieres añadir algo más?

¡Déjanos un comentario!